Milagros cotidianos

La idea de dar las clases de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en inglés es toda una muestra de creatividad de los legisladores de la Comunidad de Valencia que ya comentamos en otra ocasión. El Tribunal Supremo zanjó en su día el asunto en lo tocante a la objeción de conciencia, y el Tribunal Superior de Justicia de Valencia ha declarado ahora nula la orden de impartir la materia en inglés.

Es verdaderamente escandaloso que desde las mismas administraciones educativas se dispongan normas directamente diseñadas para el sabotaje y el entorpecimiento de las actividades lectivas. Desorientan a los alumnos, hartan a los profesores, empobrecen la imagen del sistema educativo ante la opinión pública y trasladan a las aulas debates que no tienen cabida en ellas.

No quiero entrar ahora en si la culpa de este caos la tiene el Gobierno, la Oposición o la Iglesia Católica de Roma. Pero me parece evidente que la orden de impartir esa asignatura en inglés es una charlotada que debiera implicar la inmediata dimisión y procesamiento de los responsables de haberla emitido: dimisión por bobos, procesamiento por prevaricadores.

Pero la cosa no termina ahí: mucho le debe trabajar la cabeza a los legisladores valencianos, porque ahora apuestan por introducir el chino en las aulas de al menos treinta centros educativos.

En Galicia organizamos una campaña para liquidar el idioma propio sin contemplaciones. En Valencia nos ponemos a estudiar chino mandarín.

No es que el sistema educativo español esté en crisis, como tanto se dice: es que el hecho de que funcione es un milagro cotidiano.

Goya_-_Caprichos_(39)Asta su abuelo (Goya)

Anuncios

4 comentarios

  1. como te digo una co said,

    2 agosto 2009 a 10:56 pm

    Qué idea tan original, son brillantes nuestros políticos. Si en mi centro nos toca una lotería así, no sé si me partiría de risa o me enfadaría, si nos traen a un profe de mandarín para impartir clase a (¿cuántos alumnos se matricularían?¿y si so se matricula nadie, qué pasa?) del IES XXX que no dominan ninguna de sus dos lenguas maternas, teniendo en cuenta que esa misma administración nos racanea el profesorado necesario para mantener una ratio decente. Sí estas novedosas ocurrencias son su manera de intentar mejorar el sistema (presupongamos buena fé), desde luego que es milagroso que esto funcione.

  2. iznogud el infame said,

    3 agosto 2009 a 1:08 pm

    Sinceramente, eu a estas alturas xa son incapaz de superolles boa fe a esta xente. A non ser que se diga deles que son así, a “boafé”,expresión que os meus pais empregaban para refereirse a ese tipo de xente que nunca foi quen de levar control da súa vida, e facía as cousas de calquera xeito, case sempre sen poñer a máis mínima atención e sen que lles preocupara siquera. Claro que iso pasaba normalmente con xente simple, sen formación e sin cabeciña para máis. Cando algo así sucede con estes pijos, ineptos arrogantes, o sentimento que se xenera non é de condescendencia, pena ou case risa.

    • mawlaya said,

      4 agosto 2009 a 7:43 pm

      No caso de educación para a cidadanía si vexo mala fe, pero no asunto do chino mandarín non a vexo; supoño que lles pareceu unha boa idea. Simplemente. Esa expresión de teus pais, boafé, vailles como anel ao dedo. Sexan estúpidos, malvados, ou unha combinación de ambas características, o sentimento xenerado debería ser o pánico. Como explica Carlo Cipolla aquí

      En un país en decadencia, el porcentaje de individuos estúpidos sigue siendo igual; sin embargo, en el resto de la población se observa, sobre todo entre los individuos que están en el poder, una alarmante proliferación de malvados con un elevado porcentaje de estupidez y, entre los que no están en el poder, un igualmente alarmante crecimiento del número de los incautos.

    • mawlaya said,

      4 agosto 2009 a 8:28 pm

      Claro que iso pasaba normalmente con xente simple, sen formación e sin cabeciña para máis.

      Pois eu creo que simples, son un rato simples. Formación, alomenos lingüística, amosan non ter moita: Font de Mora califica el catalán de ‘lengua extranjera’ y prefiere potenciar el inglés e cabeciña…cabeciña, polo que se ve, que tampouco teñen: Font de Mora cree que los conflictos que protagoniza son lo normal

      Xa me dirás.


A %d blogueros les gusta esto: